Virgen del Rosario

Cada 7 de octubre se celebra la fiesta a Nuestra patrona la virgen del Rosario; fiesta instituida Por el Papa San Pío V que la conmemoraba como Virgen de las victorias en agradecimiento por su intercesión en la batalla naval de Lepanto; confrontación contra el imperio Otomano “turcos” una victoria sin igual jamás lograda contra este imperio que esperaba arrasar con el cristianismo en Europa y que se logró gracias al rezo con devoción del santo Rosario; su sucesor Gregorio XIII en 1573 instauró el primer domingo del mes de octubre conmemorando la victoria en esta batalla.

Es por esto que nuestra patrona lleva en sus manos un bello Rosario invitándonos a todos los fieles y peregrinos a su templo a acercarnos a su hijo Jesucristo por medio de la oración constante del Santo rosario.

 

“Virgen María, Señora de las Victorias, te

(Oración pronunciada por el Señor Nuncio de su Santidad en Colombia, Monseñor Beniamino Stella, el día de la inauguración de nuestro Templo como Basílica Menor, Septiembre 8 de 2004)

doy gracias porque siempre velas por los

hijos de este pueblo con ternura materna.

Acoge bajo tu amparo a los Pastores de

esta comunidad.

Fortalece a los evangelizadores y a los

catequistas.

Haz que en los hogares de Santa Rosa de

Cabal siempre reine el amor y la fidelidad.

Protege a los niños y líbralos de todo mal.

Despierta en los jóvenes la ilusión de

construir un mundo mejor.

Atiende las súplicas de los ancianos.

Consuela a los enfermos y a los tristes.

Bendice a los necesitados, a los

secuestrados, y a los que tienen lejos a sus

seres queridos.

Inspira en todos los hombres

sentimientos de paz y de concordia.

Ayuda a las personas que ostentan

responsabilidades públicas.

Alegra el corazón de los que han puesto su

confianza en Jesucristo, tu Hijo Nuestro

Señor, a quien sea la gloria y el honor por

los siglos de los siglos. Amén”.